Pinkprint#04: El cohete de Maslow
Pinkprint #04: El Cohete de Maslow” es una infografía de SuS y mi Paco –symp– para ayudar en el lanzamiento de proyectos inspirada en la pirámide de Abraham Maslow y nuestra experiencia en creatividad publicitaria

Pinkprint #04 “Cohete de Maslow” de Paco Marín/susum.org. Un check-list/cuenta-atrás para el lanzamiento de un proyecto o campaña. Léelo en 4’30”. [Publicado en el blog de SuS y mi Paco el 22/1/2019]

El éxito en el lanzamiento de una idea, proyecto o campaña está supeditado a la motivación escalada de su público para atender, aceptar, conectar, reconocer y promover la iniciativa.

Pero previo al éxito del lanzamiento está la viabilidad del propio lanzamiento y esta depende de la satisfacción de una serie de necesidades que presenta el proyecto a lanzar y que constituyen una lista de objetivos a cumplir: supervivencia, resiliencia, identificación, prestigio y valor añadido.

Perdiendo el control

Cuando lanzas tanto un cohete como una campaña o un tuit, dejas de estar al mando y el lanzamiento adquiere vida propia.

Michael P. Anderson, uno de los astronautas fallecidos, a solo 16 minutos de aterrizar, en la tragedia del transbordador Columbia de 1981 decía que en cuanto lanzas el cohete dejas de pilotar para pasar a aguantar.

Como piloto de varias campañas de publicidad y acciones de comunicación me he estrellado algunas veces. Y muy pocas de ellas por falta de previsión o exceso de confianza. Por ello me reafirmo en el uso de métodos y protocolos como el ya publicado en “Ese dedooo…”, basado en el libro de Paolo Legrenzi, o en este “checklist” que llamo “Cohete de Maslow”.

Como en la pirámide motivacional de las necesidades humanas que ideó Abraham Maslow, cada nivel de este listado de cinco pasos, una vez satisfecho, permite e impulsa la consecución del siguiente.

Imaginémoslo como un cohete que tiene tres cuerpos: tanques de propulsión, sistema de guía y módulo de habitabilidad. Tres partes con tres funciones que cumplir: despegar, viajar a su destino y una vez llegado, permanecer hasta cumplir la totalidad de la misión.

5, 4, 3, 2, 1…

FASE A: El lanzamiento

Para propulsarlo y que despegue necesitamos un combustible que no es otro que el de saber que lo hemos diseñado, equipado y orientado de manera correcta para que supere la fase de lanzamiento.

>>==> 1.- Supervivencia

El primero de los requisitos a cumplir es el de sobrevivir al lanzamiento: ¿cumplirá con el cometido, las directrices y los mandatorios?, ¿se ajusta al presupuesto? ¿es comprensible? ¿dirige la comunicación a su público específico? ¿invita a la acción? ¿es flexible, escalable o se adaptará a los cambios?

FASE B: el viaje

El cohete ya está en marcha. La misión está en curso y durante su viaje se están produciendo interacciones con el entorno: fricciones y obstáculos que superar, colisiones que evitar…

>>==> 2.- Resiliencia

El segundo es el de su capacidad de absorción o aguante contra los embates de la crítica, la indiferencia y el paso del tiempo: lo que presentamos ¿es criticable? ¿reprobable o reprochable? ¿es ridiculizable? ¿permitirá a otros denostarlo como plataforma para sus propios intereses? ¿generará polémica? ¿ocasionará perjuicios?

Durante el viaje es importante comprobar que el rumbo no se altera más allá de lo previsto, es decir haber hecho el viaje antes de viajar y conocer las etapas a cumplir para no apartarnos del camino que nos mantiene alineados con nuestro destino.

>>==> 3.- Identificación

Un tercer condicionante es su capacidad de estar alineado con las necesidades, intereses o expectativas de su público o sus clientes potenciales: ¿hay puntos de afinidad? ¿conectará con ellos? ¿conseguirá la suspensión momentánea de su indiferencia o de su suspicacia? ¿se identificarán con la propuesta? ¿es capaz de persuadir? ¿cambiaría actitudes a su favor?

El destino está cerca pero ya hemos previsto si hemos de aterrizar, amerizar, alunizar o mantenernos en una órbita estacionaria ¿caeremos bien? ¿justo donde y como queríamos?. Si hemos revisado previamente el siguiente requisito no la pifiaremos al final y seguiremos gozando de confianza para seguir haciendo lanzamientos.

>>==> 4.- Prestigio

El penúltimo de los condicionantes es el que anticipa en qué lugar vamos a quedar. ¿Qué imagen proyectará? ¿estará a la altura de la marca? ¿estará a la altura de mi empresa? ¿estará la altura de lo que quiero ser y mostrar de mí mismo como responsable del proyecto?

FASE C: la estación

Hemos llegado para quedarnos. Hemos establecido una base. Nos guste o no vamos a cambiar el entorno; puede que por poco tiempo y que se nos olvide pronto, que pasemos por las vidas de los demás sin pena ni gloria. Pero también puede que con nuestra llegada cambien las cosas y que sirva para algo; que sirva para mejor…

>>==> 5.- Valor añadido

El último de los requisitos a prever es el de la calidad de la permanencia. Nuestra acción, empresa o campaña ¿será recordada?, ¿reúne las condiciones para ser viralizada? Si se diera el caso ¿se le reconocería algún mérito? ¿resultaría premiada? Y lo más importante ¿aporta valor a la sociedad? ¿cuál? o mejor ¿cuáles?

Hacia el infinito y más allá… pero con estilo

Cuando Elon Musk decidió enviar su cohete rumbo a Marte quiso hacerlo de manera diferente; en lugar de poner un objeto inerte y aburrido a bordo lanzó algo vivo y con mensaje: su propio coche, un Tesla Roadster rojo. Y de paso se propuso hacernos soñar con la experiencia de conducción definitiva: llevar un deportivo rojo desde la Tierra hasta Marte y más allá.

https://youtu.be/LD-E3ZCjBho

Para Elon Musk la perspectiva de poner en órbita un maniquí de astronauta es mucho menos atractiva y aspiracional que lanzarlo al volante de un descapotable. Una visión digna de una novela o de una canción inolvidable. Y es que de visiones se nutren las motivaciones que devienen en acciones. De mirar más allá. De incluir en los mandatorios, o mejor aún, de empezar por el 5 punto de este «Cohete de Maslow». De aplicar el efecto Shinkansen: proponerse metas imposibles y visualizarlas cumplidas mucho antes de empezar la cuenta atrás y de asegurarse de que hemos planificado y realizado todo lo posible para hacerlas realidad.

¡SuS!

Pinkprint #04: El Cohete de Maslow” es una infografía de SuS y mi Paco –symp– para ayudar en el lanzamiento de proyectos inspirada en la pirámide de Abraham Maslow y nuestra experiencia en creatividad publicitaria.


Créditos e inspiraciones
La Pirámide de Maslow

TIPOFGRAFÍAS
Textos: DK Orangerie. David Kerkoff  hanodedfonts.com
Preguntas: Moonflower. Denise Bentulan  douxiegirl.com

Pinkprints: LillyBelle. Emili Spadone (PenelopeLime)

#Pinkprint  #Pinkprints  #CohetedeMaslow  #PirámidedeMaslow  #pacomarin.es  #symp.es #susum.org #susymipaco.es #infografia #infograma

También te puede interesar
Pinkprint#06: Are you ‘FeeXPERIENCED’?

Pinkprint#06: Are you ‘FeeXPERIENCED’?

He tenido pocas ocasiones de trabajar con un ‘fee’ de servicios, de hecho se pueden contar con los dedos de una mano; pero habiendo sido pocas, lo que sí han sido es muy intensas y aleccionadoras. Ocasiones en las que he ganado y perdido no solo dinero. Estas ‘feexperiencias’, que abarcan desde el año 1994 hasta hoy, me han servido para recopilar, en quince pasos, un prontuario y una infografía para uso propio con los que plantear y estimar el precio de un fijo mensual de servicios y, más importante que el precio, la dedicación.

Pinkprint#05: De qué tienes miedo

Pinkprint#05: De qué tienes miedo

El miedo nos da la medida de lo que somos y podemos. También nos confronta a lo que no somos ni podemos. Y en esa frontera de “lo que no podemos alcanzar” nos encontramos con la muerte. Pero no la muerte física o espiritual, que es otra forma de realizar nuestro “ser” dejando de “estar”; en ese límite o limitación tenemos, y tememos, la muerte productiva; una amenaza que bloquea nuestro pensar, paraliza nuestras decisiones y acciones, nos agobia físicamente, nos margina tanto de nuestros iguales como de los otros y nos lleva a creer, aún más grande, la amenaza y sus, supuestas, consecuencias. Contra ese miedo infeccioso no cabe más que salirse por la tangente de ese ciclo o espiral de espanto.