Pinkprint#02: I LOVE IKIGAI…
Pinkprint #02: “I

Infograma Pinkprint#02 por Paco Marín. Léelo en 2’30». [Publicado en el blog de SuS y mi Paco el 14/12/2017]

Empieza un año: época de balances y propósitos, de enfrentarnos al qué hemos hecho y qué podremos hacer. Como en cualquier momento de cambio siempre nos asedian las incertidumbres y aunque al final, a veces muy al final, las cosas parezcan alinearse de un modo u otro a nuestro favor, no estaría de más ayudar al destino a acelerar esa alineación.

Existe un término japonés, “Ikigai” (1) que representa esa alineación: un estado en el que confluyen el “trabajar para vivir” con el “vivir para trabajar” y donde tu propósito vital se cumple.

Buscando la razón para levantarse cada mañana

El objetivo es convertir ese estado puntual de plenitud que a veces conseguimos y que duraría lo que dura un proyecto que nos realiza o un trabajo ideal, en un estado del ser, donde el pensar y el sentir, el trabajar y el vivir, nos lleven de una situación de supervivencia a un estado mental y emocional elevado. (2)

Según la cultura japonesa, todos tenemos ese estado “Ikigai”; ese lugar elevado y equidistante entre pasión y profesión, vocación y obligaciones.

Representando esas fuerzas en un mapa perceptual y desarrollando las intersecciones entre las fuerzas que tiran de nosotros y las actitudes y aptitudes con que podemos responder ante ellas todo se nos presentó como una flor de loto: símbolo del resurgir desde el estancamiento, y expresión de pureza y longevidad.

Y en el centro, la meta. La conciliación armónica de todos tus intereses con los del mundo pues
“Qué hombre es aquel que no quiere mejorar el mundo”.

http:// https://susfrasedeldia.blogspot.com/search/label/masoner%C3%ADa

Cita en la sede de la Logia Masónica de Raleigh, Carolina del Norte: "What man is a man who does not try to make the world a better place"

La cita “What man is a man who does not make the world better», del latín «Nemo vir est qui mundum non reddat meliorem», aparece en “El Reino de los Cielos”, de Ridley Scott como máxima tallada en una viga de la herrería de Balian. Otra cita, muy parecida y en inglés, se encuentra en la sede de la Logia Masónica de Raleigh, Carolina del Norte: «What man is a man who does not try to make the world a better place» http://goodnightraleigh.com/2010/06/the-masonic-lodge-americas-smallest-naval-base/



Aquí resumimos cómo funciona, pero puedes ver una explicación más desarrollada en otro de nuestros artículos: https://www.linkedin.com/pulse/quieres-ser-mi-cliente-podr%25C3%25ADas-3-paco-mar%25C3%25ADn

Espejito, espejito…

Para encontrar nuestro ikigai, primero, hemos de respondernos con una lista a cada una de las cuatro preguntas exteriores y encontrar las coincidencias entre ellas. De ahí se puede inferir qué cosas te gustan, cuáles te hacen comprometerte y con cuáles puedes contribuir de manera eficiente, efectiva y remunerable a lo que tu entorno requiere.

Situando tus gustos, motivaciones, capacidades y contribuciones en este diagrama conceptual verás cuáles están más cerca de cumplir con tu propósito vital, aquello que quieres legar cuando dejes este mundo, y cuáles se sitúan, por ejemplo, más lejos de tus intereses personales y más cerca de los económicos.

Trabajar felizmente en lo que te gusta siendo útil y remunerado por ello no es imposible, aunque tampoco es fácil ni será un estado permanente.

Anulando la tercera Ley de Newton

Los ejes “pasión <—> profesión” y “vocación <—> obligación” serán vectores opuestos y divergentes entre los que exista una tensión que solo se anulará cuando encuentres tu “Ikigai”, tu “razón de ser”.

Y en toda tensión provocada por intereses contrapuestos se impone una negociación. En este caso una negociación contigo mismo, para la que habrás de fijar tus ideales y tus límites, anticipando las concesiones que estés dispuesto a hacer y las compensaciones que quieras recibir a cambio de no conseguir todo lo que quieres. (3)

Por simple que parezca el sistema, encontrar tu razón de ser no es tarea rápida ni fácil pero, al menos, con este paso te ayudarás a situarte mejor en un mundo en el que cada vez más nos sentimos desubicados, cuando no perdidos.

Gambatte Kudasai. Suerte.

¡SuS!

Pinkprint #02: “I <3 IKIGAI” es una infografía de SuS y mi Paco –symp– para ayudar a encontrar el propósito de vida inspirada en las investigaciones de Dan Buettner y el diagrama de Mark Winn.

Infografía Pinkprint#2 de SuS y mi Paco: Descubre tu propósito vital

Más info:

La charla que inspiró el viral occidental del ikigai: https://www.ted.com/talks/dan_buettner_how_to_live_to_be_100

El diseñador que popularizó el diagrama del que todos partimos: http://theviewinside.me/what-is-your-ikigai/

Una aproximación infográfica muy original e interesante a un diagrama eficiente del ikigai es la que propone David McCandless, donde amplía las áreas de interacción/intersección y reinterpreta las áreas vacías introduciendo los conceptos de “oportunidad para crecer «y «oportunidad de dar servicio”: https://informationisbeautiful.net/visualizations/ikigai-japanese-concept-to-enhance-work-life-sense-of-worth/

CRÉDITOS e inspiraciones

1) Ikigai, Wikipedia

2) Joe Dispenza. «Deja de ser tú»

3) Alejandro Hernández «Negociar es fácil, si sabe cómo»

#ikigai #Pinkprint #pinkprints #propositovital #añonuevo #pacomarin.es #infografia #infograma #susum.org #susymipaco.es #symp.es

También te puede interesar
Pinkprint#06: Are you ‘FeeXPERIENCED’?

Pinkprint#06: Are you ‘FeeXPERIENCED’?

He tenido pocas ocasiones de trabajar con un ‘fee’ de servicios, de hecho se pueden contar con los dedos de una mano; pero habiendo sido pocas, lo que sí han sido es muy intensas y aleccionadoras. Ocasiones en las que he ganado y perdido no solo dinero. Estas ‘feexperiencias’, que abarcan desde el año 1994 hasta hoy, me han servido para recopilar, en quince pasos, un prontuario y una infografía para uso propio con los que plantear y estimar el precio de un fijo mensual de servicios y, más importante que el precio, la dedicación.

Pinkprint#05: De qué tienes miedo

Pinkprint#05: De qué tienes miedo

El miedo nos da la medida de lo que somos y podemos. También nos confronta a lo que no somos ni podemos. Y en esa frontera de “lo que no podemos alcanzar” nos encontramos con la muerte. Pero no la muerte física o espiritual, que es otra forma de realizar nuestro “ser” dejando de “estar”; en ese límite o limitación tenemos, y tememos, la muerte productiva; una amenaza que bloquea nuestro pensar, paraliza nuestras decisiones y acciones, nos agobia físicamente, nos margina tanto de nuestros iguales como de los otros y nos lleva a creer, aún más grande, la amenaza y sus, supuestas, consecuencias. Contra ese miedo infeccioso no cabe más que salirse por la tangente de ese ciclo o espiral de espanto.