Pinkprint#01: ESE DEDOOO…
Pinkprint #01: “Ese dedooo” es una infografía de SuS y mi Paco –symp– para ayudar a prevenir errores inspirada en Paolo Legrenzi.

Infograma Pinkprint#01 por Paco Marín. Léelo en 2’30». [Publicado en el blog de SuS y mi Paco el 18/11/2017]

Según dice en «Por qué las personas inteligentes cometen estupideces» Paolo Legrenzi, profesor de Psicología en la Universidad de Venecia, cometer una estupidez es algo ocasional, un estado de vulnerabilidad racional que nos puede afectar a todos independientemente de nuestro nivel de inteligencia. 

Parafraseando a Forrest Gump: «tonto es(tá) el que hace tonterías»

Preparando la infografía Pinkprint #01: “Ese dedooo” basada en el libro de Paolo Legrenzi “Por qué las personas inteligentes cometen estupideces”

Por lo general este estado se da al no reconocer que existe un conflicto entre la satisfacción inmediata de nuestros deseos y nuestros intereses, generalmente contrarios, a largo plazo.

Tonto el que no lea

La propensión a cometer la tontería es, tal vez, reflejo de un cerebro creado hace 50.000 años para cazar/recolectar (la oportunidad) y al que no ha dado tiempo a evolucionar al ritmo que lo ha hecho nuestra vida, ya asentada en una perspectiva diferida y ¿asegurada? de satisfacción de nuestras necesidades. Más o menos, que nuestra vida está en las partes medio-altas de la pirámide de Maslow mientras que nuestro cerebro más básico aún está abajo, saltando a la vista de un bocado por si mañana no hay más.

Este momento de incongruencia, que Platón llamaba «akrasia», en el que conculcamos nuestro pensar sensato a largo plazo con actos irreflexivos a corto puede evitarse, según Paolo Legrenzi, si conocemos y atendemos a los factores que nos convierten, puntualmente, en estúpidos, a saber:

  • Desprecio de la trazabilidad (y permanencia) tecnológica de nuestros actos.
  • Pensamiento ilusorio: tomar como real lo que deseamos realizable.
  • Atribución del mérito y subestimación del azar en los logros pasados.
  • Estimación errónea del riesgo basada solo en experiencias subjetivas.
  • Incapacidad para reconocer cambios de valoración social o legal del acto.
  • Y autoconfianza excesiva.

Con WhatsApp y a lo loco

El ejemplo más común que tenemos actualmente es el de darle al tweet o al botón de enviar del WhatsApp sin reflexionar antes lo suficiente. Y nos ha parecido la situación ideal para cruzarlo con los factores de la «tontá» y extraer de ello unas conclusiones en forma de preguntas.

Un checklist que nos ayude en situaciones de vulnerabilidad racional y estados de carencia reflexiva para evitar la acumulación de «costes epsilon»: perjuicios quizá nimios al asumirlos por separado pero graves si la tontería se muestra recurrente.

Esperamos que este «pinkprint» sirva, como dice Legrenzi al final de su libro, de «empujoncito en la dirección adecuada».

¡SuS!

Pinkprint #01: “Ese dedooo” es una infografía de SuS y mi Paco –symp– para ayudar a prevenir errores inspirada en Paolo Legrenzi.

Infografía Pinkprint#01 de SuS y mi Paco: Check list anti-tonterías

Más info: https://www.casadellibro.com/libro-pe-por-que-las-personas-inteligentes-cometen-estupideces/9788498922233/1854665

#PaoloLegrenzi #pinkprints #Pinkprint #esededooo #pacomarin #symp #SuSymiPaco

También te puede interesar
Pinkprint#06: Are you ‘FeeXPERIENCED’?

Pinkprint#06: Are you ‘FeeXPERIENCED’?

He tenido pocas ocasiones de trabajar con un ‘fee’ de servicios, de hecho se pueden contar con los dedos de una mano; pero habiendo sido pocas, lo que sí han sido es muy intensas y aleccionadoras. Ocasiones en las que he ganado y perdido no solo dinero. Estas ‘feexperiencias’, que abarcan desde el año 1994 hasta hoy, me han servido para recopilar, en quince pasos, un prontuario y una infografía para uso propio con los que plantear y estimar el precio de un fijo mensual de servicios y, más importante que el precio, la dedicación.

Pinkprint#05: De qué tienes miedo

Pinkprint#05: De qué tienes miedo

El miedo nos da la medida de lo que somos y podemos. También nos confronta a lo que no somos ni podemos. Y en esa frontera de “lo que no podemos alcanzar” nos encontramos con la muerte. Pero no la muerte física o espiritual, que es otra forma de realizar nuestro “ser” dejando de “estar”; en ese límite o limitación tenemos, y tememos, la muerte productiva; una amenaza que bloquea nuestro pensar, paraliza nuestras decisiones y acciones, nos agobia físicamente, nos margina tanto de nuestros iguales como de los otros y nos lleva a creer, aún más grande, la amenaza y sus, supuestas, consecuencias. Contra ese miedo infeccioso no cabe más que salirse por la tangente de ese ciclo o espiral de espanto.